¡BIENVENIDOS AL COLE! EL PERIODO DE ADAPTACIÓN EN EL GRUPO DE 3 AÑOS DE EDUCACIÓN INFANTIL(1)

La primera vez que nos toca la clase de 3 años no podemos evitar las dudas y por qué no decirlo, el miedo, a enfrentarnos a un grupo de niños y niñas, cada uno de su madre y de su padre, que aún no saben normas, ni tienen las bases mínimas para el trabajo individual, ni se conocen ni te conocen… Como mucho un buen grupo de ellos puede venir de diversas guarderías donde, con un poco de suerte, han ido iniciándose en algunas técnicas y algunas normas como la de recoger los juguetes o hacer caso a la «seño»; pero no tenemos ninguna garantía, porque, por otra parte, la guardería tiene una finalidad mucho más asistencial, los horarios son más flexibles y las actividades diferentes, de modo que entrar en el cole, con nuevos compañeros de otro niveles superiores, entender y aceptar una serie de normas y lo más importante, empezar a sentirnos cómodos y seguros en la clase ¡Es un reto que implica muchísimos trabajo y dedicación!

Bien, del trabajo no nos va a librar nadie. Con suerte podremos contar con algún compañero de apoyo o con un monitor o monitora, en cualquier caso esas semanas ¡son agotadoras! 

Partiendo de lo inevitable os voy a proponer una serie de consejos y actividades para el periodo de adaptación. Aunque no dudo que los compis que lean esto lo sepan yo las recuerdo, que nunca viene mal.

Lo que no se puede olvidar:

  • El objetivo del periodo de adaptación es asegurar que los peques se incorporan al cole de la manera más amable y tranquila; este proceso es duro para todos pero sobre todo para ellos que no están acostumbrados. Se trata, por tanto de no olvidar que tienen sus emociones y es natural que en los primeros días haya cambios de humor, rabietas, lloros, pipís intempestivos, etc. Para que sea más fácil es importante prepararlo con tiempo.
  • El periodo de adaptación comienza en mayo. Es muy importante que los papás y mamás vayan a una reunión donde les vayamos dando una idea de lo que será la entrada en el cole, las normas básicas del centro y una serie de consejos para favorecer la adaptación. En mi último cole éste es el comic que les pasábamos y lo cierto es que ¡Funcionó! El año pasado ni un solo peque llegó a la clase con pañales y la adaptación fue bastante rápida. Además es conveniente que en el mismo documento vayan anotadas: la dirección y el teléfono del colegio y la fecha de la reunión de septiembre, así como otros datos de interés. No sé quién es el autor del comic en cualquier caso me parece muy apropiado, yo le he hecho unas anotaciones.




  • Es muy aconsejable tener una jornada de puertas abiertas, así los peques y sus familiares conocerán mejor el cole y cómo se trabaja allí. Eso les dará mucha más seguridad.
  • Debe haber una segunda reunión preparatoria en septiembre, donde informamos a las familias de quienes serán definitivamente los tutores (porque eso raramente es seguro en mayo), la clase a la que irán, las normas de entradas y salidas; en definitiva la organización de esos primeros días. 
  • Hay que dejar muy claras las normas en cuanto a vestuario, merienda, objetos que se pueden traer y los que no, etc. Si se organiza un periodo de adaptación en el que hay una incorporación progresiva del alumnado al aula (que es lo ideal) es el momento de darles la información para que luego no haya equivocaciones. Si se les explica claramente por qué se realiza ese tipo de agrupamientos y se va poco apoco las familias suelen ser bastante comprensivas porque saben que es por el bien de sus peques. Ellas también se tienen que sentir seguras de dónde y con quién dejan a sus pequeños.
  • Hay que ser comprensivos con las familias y con los niños y niñas. Los primeros días suele haber mucha tensión en las entradas y salidas y se necesita mucho tiempo y paciencia, pero luego poco a poco el tiempo va disminuyendo. Yo siempre le pido a la familia que tengan la misma paciencia conmigo que yo intento tener con ellos, porque son momentos difíciles para todos. En cuanto a los niños llorones yo los acojo y los abrazo pero si pasan a la rabieta les explico que tienen permiso para llorar lo que quieran, que no pasa nada, pero que me voy con los compañeros a jugar y que puede acompañarnos cuando se le pase el llanto (evidentemente antes me aseguro de que  el peque está bien y no tiene otras necesidades) ¡Funciona!

Organizando los primeros días

  • Los primeros días las rutinas deben ser más flexibles, acortándose los tiempos que precisan más atención grupal y agrandando aquellos que están dedicados a las rutinas básicas, porque necesitan aprender muchas cosas en pocos días: dónde se pone la mochila, cuándo se toma la merienda, a lavarse las manos, el turno del baño, etc.
  • Es importante introducir poco a poco las rutinas, así por ejemplo en la asamblea es conveniente empezar por pasar lista pero esta actividad puede ser muy cansada para ellos el primer día así que las siguientes (día de la semana, calendario, tiempo, etc) pueden pasarse por alto o hacerlas nosotras más rápido para que no pierdan la atención. Luego se van introduciendo progresivamente en los días siguientes.
  • Las normas son importantes pero no van a aprenderlas todas en un día, así que cada día se puede presentar alguna en un cartel independientemente de que a lo largo del día las vayamos recordando «in situ» porque los peques aprenden más por lo que viven que por lo que escuchan. Podéis descargaros carteles de las normas y otras cosas en este enlace:
  • Aprovechar los primeros días, si es una entrada escalonada, para presentar los rincones y las normas de cada uno de ellos, proponiendo actividades más sencillas, tanto individuales como grupales.
Las pelotas blandas nos sirven para muchas dinámicas de presentación en la asamblea.

Algunas actividades para los primeros días de cole:

  • Hacer tarjetas/pegatinas/collares identificativos para los primeros días porque por un lado ellos lo tomarán como un regalo pero además así no nos despistaremos con los nombres, yo por lo menos me paso dos semanas cambiando a todos los nenes el nombre y cuando les veo cara de enfadado les cuento que un duende me cambió los carteles que tengo en la cabeza mientras estaba dormida (¡Qué le vamos a hacer! ¡Así son los duendes nocturnos con las maestras un poco despistadas!). Aquí os dejo un modelo que hice para una clase cuya mascota era una rana. Se imprimen en folios de pegatina, se recortan, se escriben los nombres y listo:

  • Rincón de las Sonrisas y la Amistad.  El dolor, la rabia y el llanto son emociones y deben tener su lugar en la clase, un lugar en el que transformarse a calma y sonrisa. Buscamos en lugar en la clase con un par de sillas, bien adornado para que sea acogedor; allí pueden sentarse los peques que estén con la rabieta para que se les vaya pasando cuando vemos que los abrazos y los cariños no sirven y no quieren incorporarse al grupo. Es importante que se sientan queridos y acogidos pero tampoco podemos dejar que el llanto les sirva para tener un lugar preferente en la clase y salirse siempre con la suya. Si tienen un lugar acogedor para estar cuando no quieren irse a la asamblea, sabiendo que se respeta su momento de nerviosismo, los peques se recuperan rápido y quitamos tensión, enseñándoles a auto-regularse.  Podéis leer más sobre este tema en.  http://aventuradiminuta.blogspot.com.es/2012/07/tablones-de-las-emociones-un-rincon.html

  • Cómo te llamas: para los peques es muy importante su nombre así que cualquier actividad que hagamos al respecto les encantará. Podemos usar una marioneta, por ejemplo, la presentamos y le pedimos a los peques que le pregunten el nombre, la marioneta se lo dice y ahora va preguntándole a los demás el nombre de cada niño/a, para ver si se lo saben, puede repetir mal el nombre para que lo corrijan y finalmente lo dice bien  y le da un beso. También podemos usar una pelota y el peque que la coja tiene que gritar su nombre y los demás lo repiten y él se lo pasa a otro/a. Aquí tenemos que conseguir que la pelota pase por todas la manos.

  • Enseñarles el cole: dar un paseo por las diferentes estancias donde van a estar (patio, aseos, pasillos, aula psicomotricidad),  pero también por otras zonas: la clase de los compañeros (para presentarse), la biblioteca, la dirección… El año pasado la secretaria (Nieves) tuvo el detalle de ponerle el sello del cole a cada peque y ellos estaban locos de contentos ¡Ya eran oficialmente miembros de cole!
  • Las canciones son un medio ideal para recordar cada uno de los momentos de la clase pero también para ayudarles a relajarse y darles un respiro en el que pueden expresar con la voz o el cuerpo sus emociones. También se les puede pedir que nos canten las que ellos saben, así yo he aprendido un montón de canciones nuevas y a ellos les encanta sentir que el nuevo lugar tiene algo en común con el antiguo. Es bueno tener alguna canción especial que se convierta en la canción de la clase. Ver canciones en 
    http://aventuradiminuta.blogspot.com.es/2012/08/canciones-para-el-periodo-de-adaptacion.html
  • Aprovechar entradas y salidas para generar momentos de tranquilidad. Esas rutinas primeras van a marcar mucho el funcionamiento del aula así que, como comentaba antes, necesitan mucho tiempo y preparación. Se pueden hacer juegos (como el trenecito o el corro), cantar canciones para iniciar, para despedir y para indicar cada rutina de modo que las vayan reconociendo… Hacer una asamblea al final para recopilar lo que ha pasado, etc. En cualquier caso es esencial marcar unas buenas rutinas.
  • La mascota: En todas las clases debe haber al menos una mascota. Es una animal de peluche que ellos pueden abrazar, que se pueden llevar a casa algunos días y que viene a ser como un amigo especial. Podemos hacer muchas actividades a través de ésta, por ejemplo: ponerle un nombre, colorear una imagen donde aparezca, cantarle una canción… Incluso se puede tener su foto en el cuadro de asistencias por si se queda en casa de un niño un día. De las visitas a casa de la mascota se puede hacer un diario común de clase con fotos de dicha visita: es una actividad que da mucho juego y a los más peques les encanta. Esta era la clase de la Rana (este muñeco de Ikea es lo más resistente que he visto en mi vida. Lo tengo desde le primer año y sigue casi nuevo!). Pinchad en la imagen si queréis saber la historia de la Clase de la Rana.

En la clase de los Globos hicimos colgantes con nuestras fotos y llenamos todo el techo de globos con el nombre y la cara de cada peque adornados con pegatinas. Cada nombre nos puede proporcionar diferentes posibilidades así que os animo a inventar las vuestras.

  • Es importante elegir uno o varios cuentos que sean especialmente atractivos, muy visuales, porque así conseguiremos momentos muy agradables de tranquilidad. Os recomiendo un cuento que adapté hace años y que lo llamo: «Las aventuras del oso Marronoso» (picad sobre el nombre para seguir el enlace).
  • También tenemos que introducirlos en la actitud para escuchar un cuento  y en los momentos de relajación. Hay niños que, por inmadurez o por falta de hábitos, no saben permanecer tranquilos en estas situaciones y lo único que podemos hacer es tener paciencia e insistir en estos momentos proponiendo un premio al que sepa estar en calma (un aplauso, una galletita, una pegatina…). Con el tiempo, cuando ya todos hayan cogido la norma, podemos abandonar los premios para que se vayan autorregulando. 

  • Sobre los rincones es mejor poner actividades muy sencillas, que puedan realizar sin ayuda, que queden claras y les vaya descubriendo qué actividades se realizarán en cada espacio de la clase. Si una niña se va al rincón de las Manitas (el de plástica) con un libro hay que cogerla de la mano y llevarla de nuevo a la biblioteca explicándole que en el otro rincón se puede manchar y el lugar de los cuentos es el otro.Sobre el tema de los rincones, que es muy denso, ya hablaré en otra ocasión.

consejosparatrabajar

83total visits,2visits today

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*